La automatización reemplazará a 800 millones de trabajadores.

PorIng. Rodrigo Alvarez Prieto

La automatización reemplazará a 800 millones de trabajadores.

Para 2030, los empleados tendrán que cambiar de tareas y volver a capacitarse.

Si bien podría haber suficiente trabajo para mantener el pleno empleo, las transiciones serán muy desafiantes y superarán ampliamente a las de la segunda revolución industrial.

Basado en estudios de McKinsey Global Institute, con datos de 46 países y 800 ocupaciones:
  • En la próxima década, entre 400 y 800 millones de personas del mundo podrían ser desplazadas por la automatización y necesitarán nuevos empleos.
  • Del total de desplazados, entre 75 y 375 millones podrían necesitar cambiar de ocupación y aprender nuevas habilidades.

Los países desarrollados serán los que más sufrirán la destrucción del empleo:

  • China: El 12% de la fuerza laboral tendrá que cambiar de ocupación, porcentaje relativamente pequeño debido a su mano de obra barata.
  • Estados Unidos y Alemania: El 33% de la fuerza laboral tendrá que adquirir nuevos conocimientos y encontrar trabajo en nuevas ocupaciones.
  • Japón: El 50% de los trabajadores tendrá que cambiar de ocupación.

Según el estudio realizado por McKinsey, los trabajos menos calificados serán los primeros en destruirse y por ello aumentará la necesidad de la educación universitaria.

¿Habrá suficiente trabajo en el futuro?

Hoy existe una creciente preocupación acerca de si habrá suficiente trabajo en la próxima década debido a la automatización.

La historia sugeriría que tales temores pueden ser infundados, ya que con el tiempo los mercados se ajustan a los cambios de la demanda laboral por interrupciones tecnológicas. No obstante, en general esto ocasiona una reducción de los salarios.

Si la historia sirve de guía, dentro de 10 años un 9% de los empleos serán reemplazados por ocupaciones que no existen actualmente.

El desafío, será asegurar que los trabajadores tengan las habilidades y el apoyo necesarios para la transición a nuevos empleos.

¿Qué impacto tendrá la automatización en el trabajo?

La automatización está ocurriendo y traerá beneficios sustanciales a las economías de todo el mundo. Permite que las empresas mejoren su rendimiento, su velocidad de producción y su calidad, logrando resultados que van más allá de las capacidades humanas.

Los robots no solo pueden realizar actividades físicas rutinarias de forma mucho más eficiente y a menor costo que los humanos, sino que también avanzan aceleradamente en la implementación de capacidades cognitivas consideradas demasiado difíciles de automatizar, como hacer juicios tácitos, conducir e incluso sentir emociones.

Las actividades más susceptibles a la automatización son las tareas manuales y repetitivas, que representan el 51% de las actividades de la economía.

No solo podría automatizarse el trabajo de baja destreza y poco salario, ya que las ocupaciones de habilidad media, alta remuneración y alta destreza también tienen un cierto potencial de automatización.

Por lo tanto, la automatización cambiara las actividades laborales diarias de todos, desde obreros hasta administrativos y ejecutivos.

El 5% de las ocupaciones pueden automatizarse por completo.

El 60% de las ocupaciones, tienen por lo menos un tercio de sus actividades que podrían ser automatizadas.

Se estima que aproximadamente la mitad de todas las actividades de la fuerza de trabajo del mundo podrían automatizarse mediante la adaptación de tecnologías.

Aun así, la automatización no sucederá de la noche a la mañana. Incluso cuando existe el potencial técnico para hacerlo, tomará años que las actividades laborales actuales se automaticen por completo.

El impacto en los trabajadores variará según las diferentes actividades y ocupaciones, pero requerirá en todos los casos, un grado de adaptación y aprendizaje en materia tecnológica.

 

¿Cuáles son los escenarios posibles para el crecimiento del empleo?

Economías emergentes: Generarán la mayor parte del consumo mundial para el 2030 y se estima que podría crecer en 23 billones de dólares.

En consecuencia, permitirían crear unos 280 millones de nuevos empleos por ingresos de bienes de consumo y unos 85 millones en salud y educación.

Mayor población envejecida: Habrá una importante demanda de médicos, enfermeras, asistentes y cuidadores dentro del hogar, lo que podría generar hasta 85 millones de nuevos empleos.

En la próxima década, las personas mayores de 65 años serán 300 millones más de las que había en 2014.

Tecnología: El gasto en tecnología podría aumentar en más del 50 por ciento para el 2030 y la mitad serían servicios de IT, esta tendencia podría crear hasta 50 millones de nuevos empleos.

Infraestructura y edificios: Crearán una demanda laboral significativa si se toman medidas para superar la escasez de viviendas.

Podrían generar hasta 200 millones de nuevos empleos, para arquitectos, ingenieros, electricistas, carpinteros, trabajadores de la construcción, etc.

Energías renovables: Tecnologías de energía eólica, solar y de adaptación al cambio climático, podrían crear hasta 10 millones de nuevos empleos.

Trabajos Domésticos: Podrían crear hasta 90 millones de nuevos empleos, en ocupaciones tales como cuidado de niños, educación infantil, limpieza, cocina y jardinería.

Los empleos con mayor crecimiento a nivel mundial, son:

  • Proveedores de servicios de salud.
  • Profesionales como ingenieros, científicos, contadores y analistas.
  • Profesionales IT y otros especialistas en tecnología.
  • Gerentes y ejecutivos, cuyo trabajo no puede ser reemplazado fácilmente por máquinas.
  • Educadores, especialmente en economías emergentes con poblaciones jóvenes.
  • Artistas, intérpretes y animadores, una categoría pequeña pero creciente en función a la demanda de ocio y recreación.
  • Constructores y profesiones relacionadas a la infraestructura y los edificios.
  • Trabajos manuales de servicio en entornos impredecibles, como ayudantes de salud en el hogar y jardineros.

¿Qué significará la automatización para las habilidades y los salarios?

Los trabajadores del futuro dedicarán más tiempo a las actividades donde las máquinas son menos capaces, como la gestión de personas, la aplicación de conocimientos y la comunicación con los demás.

Dedicarán menos tiempo a las actividades físicas predecibles y a la recopilación y proceso de datos, donde las máquinas superan el rendimiento humano.

Se requerirán habilidades y capacidades sociales, emocionales y aquellas cognitivas más avanzadas como el razonamiento lógico y la creatividad.

Los salarios podrían estancarse o caer en aquellas ocupaciones donde la demanda laboral disminuya.

El crecimiento del empleo en las economías avanzadas, estará en las ocupaciones del extremo superior de la distribución de salarios.

Y también crecerán algunas ocupaciones que actualmente son de bajo salario, como asistentes de enfermería y asistentes de enseñanza.

Los trabajos con ingresos medios sufrirán la mayor disminución de empleos.

 

¿Cómo gestionar las próximas transiciones de la fuerza de trabajo?

Frente a las transiciones de la fuerza de trabajo hacia nuevos empleos, una reacción podría ser intentar reducir su alcance y velocidad para preservar el status quo, pero eso sería un grave error.

Ya que si bien una adopción más lenta podría limitar la escala de transiciones de la fuerza laboral, también reduciría las contribuciones de estas tecnologías para el crecimiento económico.

Por lo tanto, deberíamos adoptar estas nuevas tecnologías, pero también abordar las transiciones y los desafíos que traerán aparejados. 

Abordar los desafíos que las nuevas tecnologías ocasionarán a la fuerza de trabajo, en muchos países podría requerir una iniciativa de la escala del Plan Marshall.

 

Todas las sociedades deberán:

Apoyar la creación de empleo, con políticas fiscales y monetarias que garanticen una demanda suficiente y apoyo para la inversión empresarial y la innovación.

Desarrollar el reentrenamiento laboral, capacitando a las personas para que aprendan nuevas habilidades comercializables.

Mejorar la fluidez del mercado de trabajo y la movilidad laboral. Las plataformas digitales pueden unir a los trabajadores con las empresas que buscan sus habilidades.

Proporcionar ingresos y ayuda para trabajadores desplazados, como el seguro de desempleo y asistencia para búsqueda laboral.

En las últimas décadas, el gasto público en capacitación y apoyo a la fuerza de trabajo ha disminuido y los modelos educativos no han cambiado en 100 años.

Es fundamental que los gobiernos inviertan estas tendencias, haciendo que las transiciones de la fuerza de trabajo y la creación de empleo sean una prioridad más urgente.

Necesitaremos visiones creativas de cómo se organizan y valoran nuestras vidas en el futuro, en un mundo donde el rol y el significado del trabajo comienzan a cambiar.

  • Las empresas: Tendrán que reorganizar sus procesos, evaluar sus estrategias de talento y sus necesidades de mano de obra. Considerando cuidadosamente qué personas se necesitan y cuáles pueden ser reasignadas a otros trabajos.
  • Las personas: También necesitarán estar preparadas para un futuro con trabajos en rápida evolución. Por lo que será fundamental capacitarse y adquirir las nuevas habilidades que demande el mercado laboral.

Los trabajadores deberán reconsiderar: dónde trabajan, cómo trabajan y qué talentos y capacidades aportan a ese trabajo.

 

Basado en los informes de McKinsey Global Institute:

What the future of work will mean for jobs, skills, and wages

Harnessing automation for a future that works

 

Página principal

 

Acerca del autor

Ing. Rodrigo Alvarez Prieto administrator

Poseo 20 años de experiencia en Informática y telecomunicaciones, liderando, diseñando e implementando diferentes soluciones TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación, tanto en pymes como en grandes compañías. Enfocándome principalmente en networking y seguridad informática.
Dentro de mi experiencia laboral, cabe destacar que fui líder de seguridad en redes para Red Link S.A durante dos años, especialista de seguridad lógica para el datacenter de Telmex Argentina durante siete años y coordinador de tecnología para Medife S.A durante ocho años.
Respecto a mi formación académica, soy Ingeniero en Informática y Técnico Electrónico, denotando también que he realizado diversas de capacitaciones dictadas por las marcas líderes de tecnología en el mercado: Cisco, Juniper, Fortinet, Microsoft, Linux, etc.

Deja un comentario